Alivia sobrecargas musculares, aumenta el riego sanguíneo, favorece la oxigenación muscular, tonifica y mejora la flexibilidad, mejora la sobrecarga post entrenamiento.

Alivia la tensión muscular producida por malas posturas, estrés o ansiedad. Activa la circulación para devolver la elasticidad a los músculos.

El masaje relajante alivia el estrés y la ansiedad, activa la circulación sanguínea, te lleva a un estado mental de relajación que parece que volaras en una nube.